Noticias del mundo de las letras mexicanas:
dos notas luctuosas y un Premio Cervantes

 

Gabriel García Márquez,
un gigante de la literatura latinoamericana

 

(Aracataca, Colombia, marzo 6 de 1927-
Ciudad de México, abril 17 de 2014)

 

Un eclipse de luna roja, una granizada descomunal y un movimiento telúrico que nos cimbró a todos, marcaron el fallecimiento del escritor y periodista cuya obra cumbre, Cien años de soledad, representa el parteaguas por excelencia de la literatura latinoamericana. Como bien lo afirmó Elena Poniatowska recientemente al recibir el Premio Cervantes, Gabriel García Márquez “le dio alas a América Latina y es ese gran vuelo el que hoy nos envuelve, nos levanta y hace que nos crezcan flores en la cabeza”.*


García Márquez nació en Aracataca, Colombia, en 1927; pasó sus primeros años bajo el cuidado de sus abuelos maternos, Tranquilina Inguarán y su esposo, el coronel Nicolás R. Márquez Mejía, quienes dejaron en él una profunda huella que más adelante sería decisiva en su labor como escritor. Muchos años después comenzó sus estudios de Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, pero pronto los abandonó para dedicarse en cuerpo y alma al periodismo y a la literatura. Trabajó en la redacción del periódico El Espectador, haciendo crítica de cine y periodismo.  En 1955 publicó La hojarasca, donde aparece por primera vez Macondo, ese lugar mítico fundado por José Arcadio Buendía, el patriarca de Cien años de soledad. En 1955 García Márquez viajó a París como corresponsal de El Espectador; en 1958 se casó con Mercedes Barcha, a quien conocía desde los trece años de edad y quien sería su compañera de toda la vida.

Cuando ya radicaba con su esposa y sus dos hijos en la Ciudad de México, un día tomó la decisión trascendental de dedicarse exclusivamente a escribir esa larga historia que rondaba su cabeza desde hacía algún tiempo, y que se convertiriía en uno de los libros más leídos en el mundo: Cien años de soledad. La tarea le tomó 18 meses de trabajo intensivo, al término de los cuales Mercedes y él fueron a la oficina de Correos para mandar el escrito a una editorial en Buenos Aires. Sin embargo, el dinero no les alcanzó para cubrir el envío de la totalidad de cuartillas; después de pensarlo, decidieron dividir el paquete a la mitad y hacerle llegar al editor sólo la segunda parte. La respuesta no tardó en llegar: el editor, después de haber leído la mitad de la novela les envió, de inmediato, los recursos para que le mandaran la parte faltante. La obra se publicó por primera vez en 1967; una semana después se habían vendido ocho mil ejemplares y tres años más tarde estaban en circulación medio millón de copias. A los cuarenta años de edad «Gabo» —como era familiarmente conocido por todos— había alcanzado el éxito mundial con este libro, considerado unánimemente como un representante del «realismo mágico». En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura; asimismo, fue galardonado con otros reconocimientos entre los que destacan el Premio Rómulo Gallegos, la Medalla de la Legión de Honor de Francia y la condecoración Águila Azteca de México. Entre su profusa producción literaria está El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora, Los funerales de la mamá grande,  Isabel viendo llover en Macondo y Relato de un náufrago.  García Márquez formó parte del llamado boom literario latinoamericano, junto con Carlos Fuentes,  Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar.

«Gabo» murió en la Ciudad de México, a los 87 años de edad. Fue despedido en el Palacio de Bellas Artes con discursos, aplausos, ovaciones y un grupo musical que tocó varias piezas de «vallenato», el género colombiano que tanto le gustaba. En la explanada de Bellas Artes, hubo una larga fila de admiradores que esperaban  pacientemente la oportunidad de rendirle un último homenaje; por la noche, una lluvia de mariposas amarillas de papel agitadas por el viento, marcó el final de esta ceremonia del adiós.


* Discurso de Elena Poniatowska al recibir el Premio Cervantes, en la Universidad de Alcalá de Henares, en España. Tomado de CNN México en

http://mexico.cnn.com/entretenimiento/2014/04/23/discurso-de-elena-poniatowska-al-recibir-el-premio-cervantes-2014

 

 


 

 

Muere Emmanuel Carballo,
destacado crítico literario mexicano

 

(Guadalajara, Jal., 2 de julio de 1929-
Ciudad de México, 21 de abril de 2014)

 

 

 

El notable autor y crítico literario Emmanuel Carballo, falleció en la Ciudad de México el pasado lunes 21 de abril. Durante más de sesenta años ejerció la profesión de crítico liteario, que consideraba "molesta pero necesaria" para los autores. Se caracterizó por su honestidad, pero también por ser implacable en sus juicios, lo cual le atrajo la animadversión de muchos autores.

Carballo nació en Guadalajara, el 2 de julio de 1929; estudió Derecho en la Universidad de esa ciudad, aunque en realidad dedicó su vida a las letras. Fue profesor de Literatura Universal y Gramática en la Vocacional y en la Preparatoria de su alma mater; asimismo fue catedrático en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, y también formó a muchos alumnos en la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM). Su pasión por las letras no se limitó a la crítica y a la docencia; también se destacó como autor del Diccionario crítico de las letras mexicanas en el siglo XIX, los Protagonistas de la literatura mexicana y Párrafos que nunca publicaré.

Su relevante labor le hizo acreedor a reconocimientos como el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura 2006,  el Premio Nacional Periodismo Cultural Fernando Benítez 2006 y el Premio Alfonso Reyes 2008, además de la Medalla de Oro de Bellas Artes, que le fue otorgada en 2009.

 

 

 


 

La reconocida periodista y escritora Elena Poniatowska recibe en España el Premio Cervantes

 

 

 

Elena Poniatowska, reconocida en el mundo de las letras mexicanas por su obra como periodistade y escritora, pasó los primeros nueve años de su vida en Paris, Francia. Su padre era miembro de la nobleza polaca y luchó en las filas del ejército francés en la Segunda Guerra Mundial; su madre pertenecía a una familia mexicana que había huído a Francia durante la Revolución de 1910. En 1942 la familia Poniatowska Amor emigraba a México, debido a la guerra. .En 1949 los padres de Elena la envían a estudiar a los Estados Unidos. A su regreso, comienza a trabajar como periodista en El Excélsior. En 1955 nace su primer hijo; en 1965 hace un largo viaje a Polonia en compañía de su madre. Trece años después, se casa con el brillante astrónomo mexicano Guillermo Haro y tiene otros dos hijos.

Su experiencia como periodista queda manifiesta en su libro La noche de Tlatelolco, publicado en 1971 y donde recopiló testimonios del movimiento estudiantil de 1968. Elena Poniatowska se ha caracterizado por su amplia producción literaria: destacan, entre otras obras, Tinísima, La flor de lis, Fuerte es el silencio, Hasta no verte Jesús mío, Lilus Kikus, y Querido Diego, te abraza Quiela.

El 23 de abril de 2013, en la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, España, recibió de manos del Rey de España el Premio Cervantes, equivalente al Nobel de Literatura en el mundo de las letras hispánicas. En su discurso de agradecimiento, hizo mención a sus orígenes europeos y al hecho de que su madre nunca supo el país que le «regaló».  Afirmó que «los mexicanos que andan en la calle» fueron quienes le abrieron la puerta de ingreso «a la inmensa vida de México», como la llamara el también escritor José Emilio Pacheco. Vestida con un elegante huipil hecho por manos indígenas en Juchitán, Oaxaca, la autora citó a las mujeres que han recibido el Premio Cervantes y recordó al recientemente fallecido Gabriel García Márquez, así como a Octavio Paz y a Sor Juana Inés de la Cruz.  Cabe recordar que México es el segundo país, después de España, con más autores premiados con el Cervantes: Octavio Paz, Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, y ahora Elena Poniatowska.