“Pese al e-mail, los sellos postales se aferran a la historia de México”.

“La primera estampilla postal en México llevaba grabado el rostro de Miguel Hidalgo y Costilla, tenía el valor de medio real y podía llegar a costar hasta 8 reales, dependiendo del color”.


Correos de México


Primera estampilla postal en México

Este año se cumple un aniversario más de la aparición de las estampillas postales que marcaron una gran revuelta en el sector de las comunicaciones nacionales e internacionales del servicio postal mexicano. La puesta en marcha del correo con estampillas significó la accesibilidad de todos al servicio, y con este motivo, en #RedEscolar recuperamos algunos fragmentos de la historia que enmarcan este símbolo.

La historia del correo en México.

Antes de que se establecieran las estampillas o timbres postales, el servicio de mensajería por carta era privado y costoso; por lo general se usaban tres tipos de sellos para clasificar el correo: franco, que significaba que el envío estaba pagado por el remitente; debe, que establecía que el porte sería pagado por el destinatario; y certificada, cuando se pagaba al depositar el envío. A esos sellos se le sumaban otras indicaciones como el lugar de origen, su peso y los sellos que establecían el tipo de transporte que sería utilizado.

Cuando Valentín Gomez Farías fue administrador de la renta de correos en 1856, propuso que éste fuera un servicio público; y fue con la introducción de las estampillas al estilo del correo inglés, como dio inicio la reestructuración.

En la actualidad, la emisión y uso de las estampillas es un símbolo de soberanía. Además, a través de sus imágenes adheridas a las cartas, se rinde homenaje a los eventos importantes del país y las personalidades que han hecho historia en México.

Desde la aparición del primer sello postal en el Reino Unido (1840), se intuyó que esas pequeñas estampillas podían ser objeto de colección; prueba de ello es la frase que a mediados del siglo XIX aparecía impresa en las cartas inglesas y en la que se podía leer:

“Consérvese esta carta. El sello puede ser, algún día, una curiosidad interesante”.
Aragonés Carazo, (2001).

Para conocer más


Sabías que…


El timbre postal es conocido también como sello postal, estampilla o estampa, cuyo origen inglés ha sido utilizado a la fecha para enviar cartas o correspondencia de un lugar a otro.

Dichas estampillas postales nacieron con la Revolución Industrial, cuando se perfeccionó la imprenta y fue posible producir mayores tirajes; al mismo tiempo, los grabadores e impresores elevaron sus ganancias debido a la demanda de esta actividad y consecuencia del crecimiento comercial, del control y la regulación de las comunicaciones y los aranceles.

La primera estampilla postal del mundo moderno fue impresa en Inglaterra; una obra de Rowland Hill, conocida como Penny Black, la cual tenía el perfil de la Reina Victoria y su precio era el de un penique hacia mayo de 1840.


Dicha estampilla es considerada como uno de los antecedentes del diseño editorial, ya que su composición incluye elementos clave de esta disciplina: texto e imagen; asimismo, fue el modelo para las estampillas de todo el mundo, de tal suerte que la primera estampilla mexicana retomó ese diseño.

Durante el gobierno de Ignacio Comonfort se estableció el decreto de prefranqueo o pre-pago en el envío de correspondencia, por lo que se puso en marcha la impresión de estampillas a través del Taller Litográfico del Gobierno. Con la Constitución de 1857 se oficializó la administración del Estado al servicio de correos, para facultarlo y facilitar la movilidad de la correspondencia a nivel internacional.

Gracias al servicio postal, Ignacio Comonfort y Benito Juárez pudieron mantener comunicación durante su exilio en Estados Unidos; y desde ahí organizaron la derrota del Segundo Imperio y la de Maximiliano.

Por iniciativa de la Unión Postal Universal, cada 9 de octubre se conmemora el Día Mundial del Correo –postal y electrónico.



"Los resilientes sistemas postales ofrecen apoyo en situaciones de desastre natural, brindan servicios financieros a cientos de millones de personas y proporcionan información esencial en tiempos de crisis".

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas.


Mientras que, en México cada 12 de noviembre se celebra el día del cartero.

El timbre tiene un valor determinado y este va incrementándose dependiendo de los kilómetros o distancia del destinatario; entre más distancia determina el valor o el número de estampillas.

Actualmente, el correo postal ha sido desplazado casi en su totalidad por el correo electrónico debido a que es utilizado para enviar correspondencia que requiere de una respuesta prácticamente inmediata, independientemente de la distancia.


- Cartero, ¿recibí correspondencia?
- ¡Si el 100 por ciento de las cartas que están en mi clásica y vieja maleta café son de usted!




Partes de una carta.

La historia del correo en México.

Con la aparición de la estampilla o sello postal, nació la filatelia, una afición por coleccionar y clasificar sellos, sobres y otros documentos postales; así como estudiar la historia postal, debido a que en los sellos queda representada parte de la historia nacional o regional de los países mediante figuras de personajes ilustres, monumentos, pinturas, flora, fauna, historia postal, etc., asuntos de interés para los coleccionistas (filatelistas) y las personas involucradas en esta materia.

Timbres del mundo



Sugerencias didácticas

Buzón RedEscolar


Recuperemos el arte de escribir cartas; para ello les sugerimos realizar un intercambio de mensajes o postales con algún motivo o tema que les interese abordar entre sus compañeros del grupo, sus maestros o familiares cercanos o lejanos; no olviden escribir correctamente su contenido con la estructura conveniente; así como los datos del remitente y del destinatario en el sobre.

Si envían sus cartas por correo postal o no, recuerden pagar por el timbre. Si no pueden acudir por un timbre a la oficina de correos, pueden diseñarlo y colocarlo en el espacio que le corresponde.

No olviden documentar este ejercicio y tomar fotografías para compartirlas con nosotros; para lo cual, abrimos el Buzón de email RedEscolar para que nos hagan llegar la evidencia o copia de sus cartas o tarjetas postales personalizadas; y de esta forma lograr un verdadero intercambio colectivo de cartas selladas.


Filatelia

Los invitamos a realizar una visita al Museo Palacio Postal de la CDMX o al MUFI, Museo de Filatelia en Oaxaca, México; o alguna oficina postal cercana a su localidad para conocer más sobre este pasatiempo de coleccionar estampillas postales.


Museo de Filatelia en Oaxaca, México


Averigüen si algún familiar o persona conocida es filatelista y de ser así, háganle una entrevista para documentar su historia; pueden tomar video y compartirlo con nuestra comunidad.

Formen un Club de filatelistas y reúnan diferentes tipos de estampas; cada uno podrá coleccionarlas de acuerdo al motivo o tema de su gusto e interés, entre otros: aniversarios, deportes, personajes históricos, tradiciones mexicanas, lugares, naturaleza, animales, juegos, juguetes, entre otros; por lo que también podrán ser intercambiadas. Armen sus colecciones y elaboren sus álbumes o catálogos (físicos o digitales) donde incluyan breves descripciones de cada sello postal e inviten a otros miembros de la comunidad educativa a ser parte de esta afición.

Finalmente, compartan sus evidencias de aprendizaje a través de nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Lo que yo nunca querría es ser estatua: a las estatuas las cagan las palomas. En cambio, una estampilla me gustaría más. Es bonito eso de la estampilla: sirves para la comunicación y, además, te están lamiendo todo el tiempo.

~ Carlos Fuentes

Parafraseando las palabras de Carlos Fuentes, las estampillas postales tenían funciones básicas: Una de ellas era la de certificar las cartas cuyo envío había sido pre-pagado; pegar una estampilla en un sobre era la forma oficial de decir al cartero que tenía en sus manos la rúbrica que garantizaba que se habían pagado sus honorarios y podía tranquilamente entregar la carta.

Otra función era en cierta forma diplomática; ya que el cartero tendría que recorrer calles, pueblos, ríos, ciudades, mares y continentes para entregar cientos de cartas. Los timbres postales fueron así, los primeros embajadores.

Funciones que hoy resultan irrelevantes porque el correo electrónico es «gratuito» y a nadie le importa el lugar desde donde escribes. “Los timbres postales decían «he pagado cien viejos y devaluados pesos para escribirte desde la capital mundial de la cajeta», ahora el email va acompañado del insípido mensaje «sent from my iPhone»”. De esta manera hemos cambiado al cartero por un Gmail y a la geografía por los gadgets.

Como podemos apreciar, el correo electrónico es más práctico, eficiente y rápido; además, podemos incluir una foto del lugar desde donde estamos. Pero, aún podemos relamer estampillas postales para enviar nuestras cartas a la vieja usanza.



Las estampillas o timbres postales,
embajadores de la cultura de cada país.

Referencias

  1. De la Garma, E. (2002). Las estampillas postales, una de las expresiones más finas y puntillosas de una cultura. Disponible en http://sadabombon.com/estampillas-postales/. Fecha de consulta: 17 de julio de 2019.

  2. Elmodo.mx, (2015). Primera estampilla postal en México. Disponible en https://elmodo.mx/el-modo-del-modo/primera-estampilla-postal-mexicana/. Fecha de consulta: 16 de julio de 2019.

  3. Gobierno de México, (2016). Hace 160 años, el 1º de agosto de 1856, fue puesta en circulación la primera estampilla postal en México. Disponible en https://www.gob.mx/impi/articulos/primera-estampilla-postal-en-mexico-52664. Fecha de consulta: 16 de julio de 2019.

  4. Gobierno de México, (s/f). Historia de la filatelia en México. Disponible en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/70052/Historia_de_la_Filatelia_en_Mx.pdf. Fecha de consulta: 16 de julio de 2019.

  5. Herrador, J., (s/f). Filatelia y juegos motores; en Calameo. Disponible en https://es.calameo.com/books/003767577262a9a3e23eb. Fecha de consulta: 19 de julio de 2019.

  6. Melgarejo, N. (2005). La cultura del sello postal. Disponible en http://biblio3.url.edu.gt/Tesario/2005/03/05/Melgarejo-Nidya.pdf. Fecha de consulta: 17 de julio de 2019.

  7. Naumov, S., (2018). Timbre postal. Disponible en https://www.milenio.com/opinion/sergio-luis-naumov/negocios-en-movimiento/timbre-postal. Fecha de consulta: 17 de julio de 2019.

  8. Universia, (2013). Primera estampilla postal de México en circulación. Disponible en https://noticias.universia.net.mx/tiempo-libre/noticia/2013/08/01/1040252/pone-circulacion-primera-estampilla-postal-mexico.html. Fecha de consulta: 16 de julio de 2019.

  9. Wikipedia, (2019). Sello postal. Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/Sello_postal. Fecha de consulta: 17 de julio de 2019.