La tectónica de placas

La teoría de la tectónica de placas -descendiente de la teoría de la deriva continental de Wegener-dice que la corteza terrestre está hecha de fragmentos en forma de placas de distintos tamaños. Las placas se desplazan unas respecto a otras impulsadas por los movimientos de las capas de roca caliente y maleable que se encuentran en el interior del planeta.

 

lll

 

Las placas tectónicas

Observa que una placa tectónica puede incluir al
mismo tiempo corteza oceánica y continentes.
 
 

Los desplazamientos, roces, choques y separaciones de las placas tectónicas les han permitido a los geólogos explicar muchos fenómenos geológicos que antes se creían independientes (los sismos, el volcanismo, la formación de montañas, el movimiento de los continentes…). Por eso se dice que esta teoría ha sido tan importante para las ciencias de la Tierra como el descubrimiento de la estructura del átomo para las ciencias físicas y la teoría de la evolución para las biológicas.
 

 

 

Este mapa, publicado en 1954 por el sismólogo francés J. P. Rothé, muestra las regiones de la corteza terrestre donde se concentra la actividad sísmica. Hoy sabemos que los contornos que se ven en este mapa son fronteras entre placas tectónicas.
 


Las cordilleras meso-oceánicas y las fosas marinas son fronteras entre placas tectónicas. En las cordilleras las placas se separan y por la separación sale magma proveniente del interior del planeta. En las fosas, las placas chocan y una se hunde debajo de otra. En otras regiones una placa pasa rozando junto a otra. Ese es el caso de la falla geológica conocida como falla de San Andrés, que va desde el mar de Cortés hasta el norte de California. Cuando dos placas chocan y no hay hundimiento de una bajo la otra, la colisión arruga el terreno y se forman montañas.

 

 

Las grandes cordilleras del mundo, como la del Himalaya, se forman cuando una placa tectónica choca contra otra y la litosfera se arruga.

La colisión de la placa de la India y la placa Euroasiática ha elevado el terreno hasta más de 8000 metros sobre el nivel del mar. El monte Everest, que culmina a unos 8900 metros, es el punto más elevado de la superficie de la Tierra.

La cordillera del Atlántico es una zona de tensión entre placas tectónicas. Las placas que intervienen se separan a razón de 2.5 centímetros por año, o 25 kilómetros cada millón de años.

 
 

 

Los terremotos también son consencuencia de los movimientos de las placas tectónicas.  


La teoría de tectónica de placas fue propuesta por primera vez alrededor de 1965, pero la comunidad científica se resistió a aceptarla por completo durante varios años. Los científicos son gente muy precavida… quizá demasiado. Las hipótesis no pasan al rango de teorías aceptadas hasta que satisfacen las pruebas más rigurosas de consistencia, objetividad y concordancia con los datos de la observación. Los científicos son como los elefantes, que al caminar nunca ponen una pata en el suelo sin que la primera esté firmemente asentada. Sólo así se puede construir el conocimiento científico sobre las bases más sólidas.

Hoy en día la tectónica de placas está muy bien fundamentada y la comunidad científica la acepta con el mismo grado de certeza que la teoría de evolución por selección natural.