RedEscolar

Contenido: Ezequiel Tinajero Fuentes

Historia de las Olimpiadas / BERLÍN 1936

Sin duda, los juegos olímpicos de Berlín en 1936, son recordados por el afán de Hitler para probar e imponer sus teorías sobre la supremacía de la raza aria. Sin embargo, el héroe olímpico más popular de estos juegos sería el atleta negro Jesse Owens.

Berlín que en aquellos años era la capital de la República de Weimar solicitó tener la sede de los juegos en 1932, un año antes de la llegada de Adolfo Hitler al poder, y los obtuvo con 20 votos más que Barcelona.

Ya instalados el en poder, el equipo propagandístico del partido Nacional Socialista (NAZI) rápidamente se dieron cuenta de la enorme fuerza del deporte y de lo juegos olímpicos en la orientación y en este caso manipulación de la juventud y de las masas, por lo que no dudó en aprovecharse de la ocasión. Fue, pues, la primera vez que la política utilizó el atractivo olímpico y deportivo como correa transmisora y escaparate para una concepción política- ideológica.

Superado el intento de boicot de algunos países, que no querían prestarse al juego de Hitler de manipulación fascista, (entre ellos Inglaterra, Francia y los Estados Unidos que recelaban del discurso de Hitler y presionaron al COI para que Alemania garantizara la seguridad de las naciones participantes y que no se produjera segregación racial); Berlín’36 fue un alarde de megalomanía. La jactancia y el exceso no tuvieron límites, al grado que se construyó una gran campana de bronce que marcaba la hora olímpica. Además los germanos no escatimaron en gastos e invirtieron más de 30 millones de dólares en su organización y se construyó un nuevo estadio con capacidad para 110,000 espectadores, diversas instalaciones para albergar las distintas pruebas y una villa olímpica de lujo, rodeada de lagos y bosques a solo 10 kilómetros de Berlín.

Así, debemos reconocer que la maquinaria propagandística del nazismo alemán convirtió los juegos de Berlín en los mejores de la historia, hasta ese momento, ya que Hitler ordenó que todo saliera a la perfección desde el punto de vista técnico y también deportivo, con lo cual el nivel fue elevadísimo en casi todas las pruebas. Como parte de las innovaciones, en esta olimpiada encontramos además que por vez primera se transmitieron las competencias más importantes por televisión. Veinticinco pantallas gigantes fueron colocadas en diferentes sitios públicos de Berlín para que el pueblo alemán pudiera observar los juegos. También el aspecto comercial fue un éxito en estos juegos; tan sólo en venta de entradas a las competencias se impuso una marca: 4 millones de boletos vendidos durante esta olimpiada.

El fuego sagrado llegó por primera vez desde Olimpia, en Grecia y para recorrer los 3,076 kilómetros, fue necesaria la ayuda de 3.300 relevistas. La ceremonia inaugural fue solemne pero sencilla, un puente entre el clasicismo griego y la severidad germana. Las competiciones se desarrollaron nuevamente a lo largo de 2 semanas entre el 1 y el 16 de agosto y la asistencia de los atletas fue numerosa: 4,066 deportistas de los cuales 328 eran mujeres, representaron a un total de 49 países. El programa incluía 19 deportes. En esta edición se incorporaron al baloncesto y al balonmano; mientras que el Polo apareció como deporte olímpico por última ocasión.

Dentro de las competencias, Finlandia volvió a brillar en las carreras de larga distancia; los escandinavos se llevaron las tres medallas en la final de los 10,000 m y el oro y la plata en los 5,000 m, mientras que los americanos conseguían las tres medallas en el decatlón. Los alemanes, por su parte, dominaron los lanzamientos: en bala, Hans Woelke bate el récord olímpico con un lanzamiento de 16,20 metros. En martillo ganó Karl Hein, en jabalina el primer puesto fue para Gerhard Stock y en gimnasia por aparatos el equipo germano obtuvo el oro. Hay que recordar que Alemania no ganó una sola prueba en los anteriores juegos, estas victorias sirvieron para que el aparato de propaganda nazi, dijera que se debían al mejoramiento deportivo de la juventud, parte del programa de Hitler para el nuevo Reich.

Jesse Owens: tetra campeón olímpico

Antes de que comenzaran los juegos, existían reservas por parte de algunos países en cuanto a la discriminación de sus atletas no blancos, por parte del régimen Nacional socialista. Recelos que tristemente se vieron confirmadas, pues por ejemplo, los deportistas negros norteamericanos fueron llamados despectivamente "auxiliares negros" por los periódicos alemanes. (Aunque cabe señalar que también en Estados Unidos, en estas fechas existía un sistema segregacionista).

Sin embargo, en Berlín 1936, se escribió una de las páginas más brillantes del olimpismo como movimiento integrador y de reconocimiento a la equidad de todos los seres humanos: un corredor norteamericano de raza negra, proveniente de la Universidad de Ohio llamado Jesse Owens, batió el récord del mundo en las semifinales de los 100 metros, con 10’ segundos y 2 décimas, ante la contemplación del mismo Hitler, anécdota que significó una primera llamada de atención para el gobernante alemán y sus desafortunadas teorías sobre la inferioridad de la razas no arias, que por lo menos en la pista, no se cumplieron.

Owens, con su actuación en estos juegos pasaría a la historia como uno de los mejores atletas de todos los tiempos: ganó el oro en 100m, 200m, salto de longitud y en los relevos 4x 100. Así, este gran campeón batió o igualó el mismo día, en el espacio de cien minutos, cinco marcas mundiales ante la incrédula mirada del Führer, quien por supuesto se negó a premiar al atleta norteamericano, abandonando el estadio y aduciendo la aparición de lluvia.

La serenidad de Jesse Owens, sus portentosas facultades y su caballerosidad le convirtieron en un auténtico "dios del estadio" incluso entre el público alemán. En todas sus participaciones demostró la plasticidad de su zancada y el ritmo de su esfuerzo. Tras disputar estas olimpiadas se pasó al profesionalismo y se dedicó a las exhibiciones.

Por su parte Inge Sorensen, competidora danesa, ganó una medalla de bronce en la prueba de 200m nado de pecho, cuando tan sólo contaba con 12 años de edad, siendo hasta la fecha, la persona más joven en la historia del olimpismo moderno en ganar una medalla. En otro suceso digno de rescatar, el miembro del equipo húngaro de polo acuático, Olivier Halassy consiguió su tercera medalla en unos juegos olímpicos; además de este asombroso hecho, Halassy sólo tenía una pierna, pues la otra le había sido amputada después de un lamentable accidente automovilístico.

En canotaje, Jack Beresford representante de Gran Bretaña, agregó una presea de oro más a su colección; estos juegos representaron para él sus quintos juegos olímpicos consecutivos obteniendo al menos una medalla. Por último, Kristjan Palusalu de Estonia, se impuso en los dos estilos de lucha: Greco- romana y libre, en la categoría de los pesos pesados.

Nuestro país asistió a estos juegos con una representación de 35 deportistas, todos varones. El jefe de la delegación, Tirso Hernández fue también nuestro abanderado. Nuestros atletas obtuvieron en estos juegos tres medallas de bronce.

En el más glorioso episodio de nuestro baloncesto, el equipo nacional ganó el tercer lugar derrotando a la selección de Polonia. Mientras que el equipo de Polo también logró el tercer lugar. En boxeo, una de las disciplinas que más satisfacciones olímpicas le ha dado a México, Fidel Ortiz Tovar se impone en la pelea por el tercer lugar al sueco Cedenberg en la categoría de los pesos gallo.

MEDALLERO

País
Oro Plata Bronce
1. Alemania GER 33 26 30
2. Estados Unidos USA 24 20 12
3. Hungría HUN 10 1 5
4. Italia ITA 8 9 5
5. Finlandia FIN 7 6 6
6. Francia FRA 7 6 6
7. Suecia SWE 6 5 9
8. Japón JPN 6 4 8
9. Holanda NED 6 4 7
10. Gran Bretaña GBR 4 7 3
11. Austria AUT 4 6 3
12. Checoslovaquia TCH 3 5 0
13. Argentina ARG 2 2 3
14. Estonia EST 2 2 3
15. Egipto EGY 2 1 2
16. Suiza SUI 1 9 5
17. Canadá CAN 1 3 5
18. Noruega NOR 1 3 2
19. Turquía TUR 1 0 1
20. Nueva Zelanda NZL 1 0 0
21. India IND 1 0 0
22. Polonia POL 0 3 3
23. Dinamarca DEN 0 2 3
24. Latvia LAT 0 1 1
25. Rumania ROM 0 1 0
26. Sudáfrica RSA 0 1 0
27. Yugoslavia YUG 0 1 0
28. México MEX 0 0 3
29. Bélgica BEL 0 0 2
30. Australia AUS 0 0 1
31. Portugal POR 0 0 1
32. Filipinas PHI 0 0 1
Medallero, Berlín 1936
Altius, Citius, Fortius

FUENTES

Berlín 1936
Comité Olímpico Internacional

Olimpiadas de Berlín 1936.
EDUCAR. ORG

Berlín 1936
Juegos Olímpicos. COM

Berlín 1936
El Mundo. Historia de los juegos olímpicos

Todo sobre los juegos olímpicos. Berlín 1936.

Comité Olímpico Mexicano.
Resultados deportivos. Berlín 1936.